viernes, 3 de octubre de 2014

La Rioja tierra con nombre de vino


La Rioja

Tierra con nombre de vino

Todo un Placer haberla visitado

Este año de 2014 decidimos conocer La Rioja, la visita a la comunidad Riojana estaba en nuestro punto de mira desde hacía unos años, y siempre la íbamos posponiendo por algún que otro motivo, pero como todo llega tarde o temprano si las cosas no se tuercen, al fin la hemos podido visitar.
Las expectativas que teníamos sobre la visita a la Comunidad Riojana, han sido superadas con creces, nosotros pensábamos que al ser una comunidad pequeña con 12 días tendríamos suficiente para conocerla, que ilusos, a pesar de haber aprovechado los días al máximo, porque todos los días programábamos alguna visita bien a Bodegas, a Monasterios, a pueblos etc.
Como digo anteriormente no hemos parado ni un solo día y nos vamos muy contentos de haber conocido una parte de esta preciosa comunidad.
Ahora una vez que estamos de vuelta en casa, se pone uno a mirar en Internet y piensa, que lastima estuve cerca de esta población de esta Bodega de este Monasterio, de esta Iglesia y no la he visitado, entonces sacas unas conclusiones muy claras, “Debemos volver”.
 Briones al fondo (La Rioja)
Como en años anteriores escribo sobre nuestras experiencias vividas y como se fueron sucediendo los acontecimientos de esta visita a la Comunidad Riojana.

Comenzamos


Viernes 15 de agosto.

 Salimos de Ceuta Nieves, Rosa y Yo, este año por motivos de exámenes nuestra hija Rocío se queda en Ceuta, es el primer año que no nos acompaña y creo que no será el último, pues ya tiene 17 añitos y con esas edades ya quieren tener su independencia y no les apetece salir con sus padres, cosas de la vida que tenemos que ir aceptando.

Cogimos el barco a medio día dirección Algeciras, una vez pasado el trámite del embarque y desembarque, con las dichosas rampas de los barcos que siempre nos hace pasar un mal rato al ser la autocaravana muy baja, pero con suerte este año no nos ha rozado,  pasada la aduana ya se nos había olvidado y pensábamos en lo que nos esperaba en los próximos días.

Como en años anteriores paramos en Málaga, con nosotros venia mi suegra Rosa, ella se quedaba en casa de su hija Julia, como digo en Málaga, los saludamos, soltamos el equipaje y estuvimos como dos horas de charla, al final decidimos continuar hasta La Venta de Antonio en la Cerradura (Jaén) y saludar a Cesar y familia, cenar con ellos y pasar la noche, Julia y Juan Manuel “Su marido”, junto con Rosa y Lucia (Hija de Julia y Juan), también salieron hacia la Cerradura, ellos pasarían en fin de semana con Cesar y familia.

Una vez en la Cerradura, lo típico besos abrazos y mucha alegría, cenamos y estuvimos de charla hasta las dos y media de la mañana.

El sábado 16.

 Salimos de la Cerradura no sin dificultad, porque no nos dejaban marchar y pretendían que nos quedáramos un día más, desistimos pero aun así salimos bastante tarde sobre las doce y media dirección Pinto, cerca de Madrid, en Pinto existe un área de autocaravanas y decidimos pasar la noche en esta localidad.
El trayecto hasta Pinto como ha venido siendo durante todo el viaje fue de total normalidad y tranquilidad, circulando a velocidades entre 90 y 100 kh., estas velocidades te permiten un cierto relax gracias a que no vas con prisas.
Después de tomarnos el trayecto con mucha tranquilidad y algunas paradas, nuestra llegada al área Pinto fue sobre las ocho de la tarde, Gps. (40º14´19.60’’ N – 3º41’26.76’’ O), nos encontramos que esta localidad estaba en fiestas, esto significaba que la feria estaba montada en una explanada muy cercana al área de autocaravanas, con el consiguiente ruido que sufrimos a la hora de dormir.
Entramos en el área y nos acoplamos junto a otras dos autocaravanas que allí permanecían, cerramos y nos marchamos a dar una vuelta, primero visitamos un Centro Comercial (Plaza Éboli) que esta Justo al Lado, luego nos fuimos a dar una vuelta por la feria hasta que nos cansamos, después regresamos a nuestra autocaravana para darnos una ducha y cenar, la noche a pesar del ruido de la feria fue buena pues la temperatura rondaba los quince grados y nos permitió descansar bien.

Estamos en Pinto, paseando por su feria 
Domingo 17 de agosto.

Después de desayunar salimos del área de Pinto tras pedir ayuda a otro compañero que allí pernoctaba con nosotros, pues el área está regulada con una máquina y hasta que le coges el tranquillo tiene su aquel.

Nos dirigimos dirección Arnedillo como primera localidad a visitar de la Comunidad Riojana, por el trayecto que llevamos pasábamos por Medinaceli y evidentemente no perderíamos la oportunidad de visitar tan bonita localidad.

Sobre la una y media llegamos a Medinaceli, aparcamos en el área que esta junto al casco antiguo Gps. (41º10’16.67’’ N – 2º25’53.57’’ O), y nos fuimos a visitarlo, en Medinaceli había un buen ambiente y los restaurantes estaban llenos de turistas como nosotros, nos tomamos unas cervezas y recorrimos el casco antiguo, que nos gusto mucho por cierto, sacamos las fotos correspondientes y almorzamos allí.




Medinaceli (Arco Romano) 

Descansamos un poco y continuamos dirección Arnedillo, llegamos sobre las ocho de la tarde y subimos al área que tiene en la parte alta del pueblo Gps. (42º12’50.68’’ N – 2º14’23.81’’ O), esta es amplia asfaltada y dispone de luz con monedas, duchas, desagüe de aguas grises y negras y llenado de agua limpia, en fin todos los servicios, pasa un señor que te cobra diez euros por pasar la noche.

Decidimos descansar, darnos una ducha, hacernos la cena ver un poco la televisión y dejar la visita del pueblo de Arnedillo para la mañana siguiente.


Área de Autocaravanas (Arnedillo)

Lunes 18 de agosto.
Después de preparar la autocaravana de agua, vaciar y demás, bajamos al pueblo aparcamos junto a la carretera, nos advirtió el señor del área que en el pueblo se podía aparcar sin problemas, pero lo que estaba prohibido era pernoctar y multaban a partir de las nueve de la tarde, así que teníamos todo el día para visitar el pueblo.
Desayunamos y dimos una vuelta por el pueblo, en realidad nuestra visita a Arnedillo venía a cuento porque queríamos visitar el Hotel Spa Balneario de esta localidad, sobre las doce estábamos en el Balneario informándonos de los productos que allí ofrecían y nos decidimos por un masaje con velas aromáticas, que lo presentaban como novedad y decidimos probarlo.



Nos dimos un masaje

Quedamos encantados, el masaje duro una hora y terminado este, sobre las dos y media estábamos de vuelta en nuestra autocaravana para almorzar, por el trayecto de vuelta comenzó a caer goterones y fue llegar y cayo una granizada bastante espectacular, lo bueno fue que duro poco como 15 minutos, almorzamos acompañados del ruido del golpeo de los granizos sobre la autocaravana, lo que tenía su puntito.


Almorzando en (Arnedillo)

Terminado el almuerzo, descansamos un rato y sobre las cinco y media de la tarde salimos dirección Alfaro, nuestra intención era recorrer la comunidad de este a oeste, pasamos por las localidades de Arnedo, Quel, Autol, Aldeanueva de Ebro y  Rincón de Soto acompañados de un poco de lluvia antes de llegar a Alfaro.

Una vez en Alfaro y tras varias vueltas reconociendo el terreno para dejar la Autocaravana en sitio seguro, decidimos aparcar justo a la entrada frente al Hotel Palacios Gps. (42º10’40.26 N – 1º45’20.63’’ O).
Aparcamiento en el Hotel Palacios (Alfaro)
Dejamos la autocaravana y salimos a dar una vuelta por la vía principal Ctra. De Zaragoza, en Alfaro la tarde amenazaba lluvia, llegamos andando hasta la altura de la farmacia que existe en esa vía y comenzó a llover y a caer una buena granizada, allí nos refugiamos mientras Nieves se compraba unas medias, estuvimos un buen rato hasta que dejo de llover con tanta intensidad.
Alfaro estaba en fiestas, los residentes portaban un pañuelo rojo en sus cuellos, nos dijeron que era una pena pues esa misma tarde tenían una corrida de rejones y había sido suspendida, nosotros viendo que la noche estaría acompañada de agua regresamos, pero antes de tomamos unas cervezas en el Asador San Roque.
Una vez en la autocaravana, nos relajamos pusimos la tv. nos dimos una duchita y preparamos la cena, la noche fue un poco ruidosa al principio, pues existe una cafetería en los bajos del Hotel con mucho movimiento, los coches no paraban de venir a aparcar, pero bueno nos quedamos hasta bastante tarde viendo la tv. hasta caer rendidos de sueño.
Martes 19 de agosto, Alfaro en fiesta.
Sobre las diez de la mañana estábamos desayunando en la cafetería del hotel Palacios, terminado este nos fuimos a recorrer el casco antiguo. Como punto de partida nos acercamos a la oficina de turismo, ubicada en la Plaza de España, frente a la Colegiata de San Miguel, aprovechando que estaba abierta pudimos visitarla y sacar unas pocas de fotos, por cierto la Colegiata muy bonita. 

 
 Interior de la Colegiata de San miguel (Alfaro)
Pasamos a la oficina de turismo donde nos dieron mapas de la Rioja, información de Enoturismo, Monasterios, Paisajes y Naturaleza activa, Gastronomía etc. etc. una magnifica información a parte de la de Alfaro, con su Reserva Natural de los Sotos de Alfaro donde se concentran gran cantidad de Cigüeñas y la información sobre el Casco Antiguo, reseñar que la señorita que nos atendió fue encantadora, dando todo tipo de información e invitándonos a subir al segundo piso, donde nos informarían con todo tipo de detalles sobre la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro.


Fachada de la Colegiata de San Miguel (Alfaro)

Terminada la visita a la oficina de Turismo, según nos indicaron fuimos a un pequeño mirador que se encuentra detrás  de la Colegiata de San Miguel, pues es famosa por la cantidad de nidos de Cigüeñas que alberga, allí hicimos unas fotos de recuerdo.





 Los nidos en la Colegiata de San Miguel (Alfaro)


Luego regresamos a la Plaza de España donde se estaba concentrando un buen ambiente, con los Cabezudos dando esa nota festiva, nos sentamos en una de sus terrazas, pedimos unas Cervezas con unos pinchos y unas olivas,  luego unos Vermús, Nieves se puso en cola, pues según el programa festivo se repartían en la Plaza unos platos de Fidegua por un euro, decidimos probarlo.


 Probando la Fidegua


Nos quedamos un buen rato disfrutando del buen ambiente hasta que decidimos regresar a la autocaravana para descansar y echar la siesta.

Una vez descansados sobre las seis de la tarde dejamos Alfaro con un grato recuerdo de la visita y nos dirigimos a Logroño (Capital Riojana), unos 85 km. que se hicieron cortos, llegamos a Logroño y me dirigí a un aparcamiento que está entre la calle Comandancia y la calle Norte, entramos como pudimos, aparcamos al fondo del parking pero no estábamos a gusto, como a los diez minutos paso la Policía Nacional en un coche patrulla y le pregunte si podía aparcar allí, nos dijeron que era cosa de los Municipales, pero nos aconsejaron dirigirnos a la otra parte del rio, donde había un área de autocaravanas.

Decidimos abandonar el parking y dirigirnos al área Gps. (42º28´45.11´´ N – 2º27´26.67´´ O), esta está dotada de los servicios de agua y desagüe pero no tiene luz, nosotros aconsejados por la policía, decidimos continuar un poco más hasta un aparcamiento arbolado situado en el Paseo de las Norias Gps. (42º28´32.14´´ N – 2º27´15.04´´ O).

En este aparcamiento encontramos a otras Autocaravanas, aparcamos junto a ellas, eran más o menos las nueve de la tarde, cerramos y decidimos salir a dar una vuelta, como nos informaron también los policías, que cerca de allí teníamos un puente peatonal para atravesar el rio Ebro, y de este modo acercarnos al centro de la ciudad, decidimos atravesarlo, efectivamente en menos de 10 minutos estábamos en la otra parte de la ciudad.
 Puente peatonal que atraviesa el Ebro


Lo primero que hice fue orientarme con el TomTom y buscar la Oficina de Turismo, quería tenerla controlada para visitarla al día siguiente, también porque sabía que cerca estaría la Calle del Laurel.

 
 Visitamos la Calle del Laurel

Llegamos enseguida tanto a la Oficina de Turismo, como a la Calle del Laurel, Nieves desconocía donde la llevaba, una vez en la entrada de la calle del Laurel le comente, “Aquí tenía ganas de traerte”, ahora vamos a conocer la calle de pinchos más famosa de Logroño, pero hoy vamos a conocer esta parte de la calle, mañana volvemos y recorremos la otra.

De pinchos en la Calle del laurel
 
Ocurrió lo típico, entrar de bar en bar probando esos famosos pinchos especialidad de cada uno de los bares, acompañados de unos vinitos jóvenes que eran los que más nos gustaban, acabamos un poco piripis, por algo le llaman a la  calle del Laurel, la senda de los elefantes, porque al recorrerlas termina uno trompa.

De pinchos en la Calle del Laurel

Cuando vimos que era suficiente y no nos apetecía seguir tomando vinos y pinchos decidimos marcharnos, regresamos aprovechando el fresco de la noche y del rio Ebro, que nos ayudo a despejarnos un poquito, una vez en nuestra autocaravana, acabamos la noche con una duchita que nos reconforto y unos mojitos fresquitos, que nos apeteció en esos momentos.

Miércoles  20 de agosto.

Noche muy agradable de temperatura y sin ruidos, una delicia, pero por la mañana temprano sobre las ocho horas aparecieron los operarios quitando las hojas de los arboles, con aspiradoras, tenían un ruido que era imposible seguir durmiendo, como nos hubiera gustado, no obstante a pesar del ruido como estábamos cansados nos quedamos en la cama hasta las nueve y media.


 Nos arreglamos y salimos, aprovechando que justo al lado del aparcamiento existe una parada de autobuses el número tres, lo cogimos y nos marchamos al centro de Logroño, nos bajamos lo más cerca posible de la Oficina de Turismo que sería nuestra primera visita. 


Catedral de Santa María

Antes desayunamos un buen café en vaso grande con unas tostadas y unos cruasán, para coger fuerzas, una vez en la Oficina de Turismo, la señorita que nos atendió fue muy amable y muy eficiente en sus explicaciones, entre todo lo que nos aconsejo visitar, según los días que estaríamos en la Rioja, nos llamo la atención visitar el sábado (La fiesta de los Calaos) en Rodezno, muy cerca de la población de Haro.

Una vez recopilada toda la información salimos a visitar el Casco Antiguo, paseamos por él durante toda la mañana, paseando junto a la Catedral de Santa María, por la calle Portales, Plaza del Mercado, Ayuntamiento etc. etc.


Llegada la hora del aperitivo volvimos a visitar la Calle del Laurel, visitando la otra parte de la calle que quedo pendiente de la noche anterior, nos entregamos al mismo ritual visitar los bares que más nos llamaban la atención, probando la especialidad de sus pinchos acompañados de vinos jóvenes.


Casco antiguo de Logroño

Cuando vimos que ya no nos apetecía más, regresamos a la calle Gran Vía Rey don Juan Carlos I, para esperar que pasara el autobús con el número tres, que tenía como fin de trayecto el lugar donde teníamos aparcada la autocaravana.


Una vez regresados, nos echamos  un rato a descansar, luego sobre las seis y media volvimos a coger el autobús que salía cada 15 minutos, y regresamos al Centro, seguimos paseando por sus calles, tomándonos unos cafecitos con unos dulces, quedamos prendados de la ciudad de Logroño, nos encanto sus gentes muy amables, las veces que preguntamos algo, se volcaban en atendernos, las calles súper limpias, muy buen ambiente, en fin, fue todo un gustazo pasar dos días en la ciudad de Logroño.


De pinchos en la Calle del Laurel

Regresamos tarde a la autocaravana, como siempre acabamos el día con una ducha reparadora, preparamos la cena y vimos la tv. hasta bastante tarde, volviendo a tener una noche placentera acompañado de otras autocaravanas que allí pernoctaron con nosotros.

 
Jueves  21 de agosto.
 
Nos levantamos temprano, cogimos el autobús para ir al centro a desayunar y hacer unas compras,  regresamos pronto a la autocaravana porque entre toda la oferta turística ofrecida por la señorita de la oficina de turismo, decidimos visitar una de las bodegas de Logroño, la elegida fue las Bodega-Museo  Ontañon.


Bodegas Ontañón

 
El día anterior llamamos por teléfono para concertar la visita, se puede visitar a las doce y a las diecisiete horas, la bodega ofrece diferentes contenidos en sus visitas como son: visita guiada con degustación de tres vinos nueve euros, visita guiada con curso de cata veinticinco euros y visita guiada con degustación de cinco vinos y cinco tapas treinta y cinco euros, nosotros cogimos el horario de las doce, visita de nueve euros por persona y la cata de tres vinos.


Entrada a Recepción

 
Llegamos a la Bodega sobre las doce menos cuarto, aparcamos dentro, pues tiene un amplio aparcamiento y entramos en la recepción de visitantes, nos dimos a conocer y esperamos hasta las doce que llegasen el resto de los visitantes, el grupo fue cercano a los quince participantes.


Degustación fuera de las bodegas

 
Iniciada la visita, primero nos llevaron fuera que tenían un apartado junto a unas cepas y una mesa, allí junto con la charla de iniciación nos dieron a probar vino blanco, siguiendo el ritual explico, por donde teníamos que coger la copa, para no calentar el vino, importante olerlo antes de probarlo, moverlo y volverlo a oler y por ultimo degustarlo, como digo todo un ritual.


Barricas de Roble

 
El señor que nos acompaño en la visita fue especialmente cuidadoso en todas sus explicaciones y dispuesto a responder a las preguntas que surgieran, a toro pasado, después de visitar otras bodegas, podemos decir que fue el mejor con diferencia, explicando todo lo referente al mundo del vino en la Rioja, de forma clara y exquisita.


Bodega - Museo

 
Continuamos con la visita al interior de la Bodega, una combinación de salas de barricas, sala de embotellado y Museo, la verdad que fue muy reconfortante y entretenida.

La bodega es una preciosidad, es de reciente construcción y está inspirada su decoración por el artista Miguel Ángel Záinz, Riojano Ilustre y gran conocedor de las civilizaciones mediterráneas, y está basada en la mitología, la cultura y la elaboración de los mejores  vinos, nos encantó.


Zona de reposo del vino embotellado

 
La bodega con su humedad, su luz y su silencio, dan un encanto especial, terminada la visita pasamos a la sala de recepción de visitantes, allí nos ofrecieron a probar, un dulce “Raro en la Rioja”, exquisito, un crianza y un reserva, al final probamos cuatro vinos, siguiendo el ritual de oler, mover, oler y degustar, acompañado de unos panecillos un poco de queso y un aceite de degustación.


Nosotros no somos mucho de vino aunque algunas botellas tenemos en casa, lo solemos tomar más bien en invierno, así que nuestra cultura sobre el vino es más bien poca o ninguna, pero los vinos que tomamos estaban muy buenos, de hecho compramos una caja de tres vinos, incluido el dulce que a Nieves le encanto y una caja de crianza para regalos. 


Cata de vinos

Terminada la visita regresamos al aparcamiento arbolado situado en el Paseo de las Norias, allí terminamos el almuerzo y descansamos un buen rato, sobre las seis y media decidimos marcharnos de Logroño.

Antes decidimos pasamos por el área de autocaravanas para aprovisionarnos de agua limpia y soltar las grises y negras, nos fuimos dirección (Laguardia), a diecisiete km. (Rioja Alavesa) por el camino comentábamos la buena impresión que nos había producido la ciudad de Logroño.

Aunque Laguardia se sale de la Comunidad Riojana y pasa a la Rioja Alavesa, teníamos que visitarla, los amigos que habían estado nos lo aconsejaron, por lo que por distancia era una pena no hacerlo.

En nada estábamos en Laguardia, fuimos despacio por carreteras comarcales sin apenas tráfico, por lo que resulto ser más gratificante disfrutando del paisaje y sin prisas.


Visitando Laguardia

Hasta llegar a Laguardia muy llano salvo el pueblo que está en alto, pero tampoco nada del otro mundo, este tiene varios aparcamientos para turismos, nosotros dejamos la autocaravana en la carretera que atravesaba en pueblo a la derecha en una zona que permitía el estacionamiento, de hecho la dejamos junto a otra que también estaba estacionada.

Cerramos la autocaravana y nos marchamos hacia la parte alta, después de subir un fuerte repecho asfaltado llegamos a la parte alta, comenzamos a pasear sin más desniveles, Laguardia, no sólo es un pueblo maravilloso, rico en cultura y tradiciones, sino que además se encuentra ubicado en un lugar privilegiado, y en verdad es así, tiene un mirador desde donde se divisa la campiña Riojana, una pasada.
 
Paseamos por sus calles, en ellas se pueden ver algunas casas palaciegas que aún conservan sus blasones y escudos labrados, al norte del pueblo se encuentra la iglesia de Santa María de los Reyes, al sur la iglesia de San Juan, siguiendo la muralla por el exterior, se puede rodear el pueblo caminando por sus paseos.


Visitando Laguardia

El pueblo nos gusto mucho, la verdad que la información que nos dieron los amigos eran buenas, así que quedamos muy contentos con la visita, en uno de los muchos bares de los que dispone el pueblo, que está preparado para recibir muchos visitantes sobre todo los fines de semana, según nos dijeron, que los fines de semana Laguardia era una feria, nos tomamos un vinito y unos pinchos antes de regresar a nuestra autocaravana. 

Sobre las diez de la noche estábamos de regreso, buscamos donde quedarnos a dormir, justo en la calle colindante hacia nuestra derecha en la calle Excma. Diputación Hiribidea Gps. (42º33´15.31´´N – 2º34´57.75´´O), decidimos hacerlo ya que disponía de un amplio aparcamiento para turismos, pero que nosotros podíamos aparcar sin problemas.
 
Aparcamos, duchita correspondiente, unas tapitas con unas cervezas para terminar de rellenar nuestros estómagos mientras veíamos la tv. y luego pasamos a tomar unos Mojitos, y cuando el cuerpo pidió descanso, al sobre, como se suele decir.


Visitando Laguardia

 
Viernes  22 de agosto.

La noche fue tranquila sin ningún tipo de incidencia ni ruido, sobre las diez de la mañana estábamos desayunando en una cafetería que está en la misma urbanización, terminado este salimos dirección Elciego de este modo volveríamos a entrar en la Rioja, el día estaba bastante nublado y comenzó a llover, pero con poca intensidad.



Aparcamiento en Marqués de Riscal

 
Al llegar a Elciego vimos las Bodegas de Marqués de Riscal, decidimos comenzar el día con la visita a esta bodega, esta tiene un amplio aparcamiento por lo que no tuvimos problemas, una vez aparcados nos acercamos al edificio de la tienda, cafetería y recepción de visitantes, sacamos los pases para la visita de las once horas por diez euros por persona, este Incluye visita a la bodega y cata de Marqués de Riscal Verdejo y Marqués de Riscal Reserva. 


Instalaciones de Marqués de Riscal


Ahora voy a dar un poco de información del complejo que tiene montado la firma Marqués de Riscal (Ciudad del Vino), en el Elciego, porque es enorme, este dispone de Hotel, 2 restaurantes, Spa, centro de reuniones de bodas, tienda, cafetería y como no visita a sus bodegas.

Solo daré esta pequeña información. Marqués de Riscal y su mundo de sensaciones es, sin duda, el edificio diseñado por el famoso arquitecto canadiense Frank O. Gehry, quien ha creado una obra, que aunque llena de formas, está en perfecta sintonía con el paisaje de la zona.

Al igual que el Museo Guggenheim, el edificio diseñado por Gehry está recubierto de titanio, aunque en este caso, el arquitecto ha querido impregnar su obra de los colores representativos de Marqués de Riscal: rosa, como el vino tinto, oro, como la malla de las botellas de Riscal, y plata, como la cápsula de la botella. 


Diseño semejante al Museo Guggenheim

Una vez dicho esto, pasamos a nuestra visita a las bodegas, la mañana no acompañó, estuvo lloviznando durante el recorrido y al pasar de un edificio a otro no mojábamos un poco, primero nos pasaron a una sala donde nos pusieron un video explicativo sobre la producción, elaboración, distribución del vino, muy clarificador y muy bien hecho.

Luego fuimos de un edificio a otro viendo los contenedores, barricas y sobre todo las zonas de reposo del vino embotellado, esta bodega para nosotros, creo que fue la de más entidad de las que hemos visitado, quedamos bastante impresionados, la pena fue que no dejaban fotografiar en su interior, por lo que no tenemos fotos de recuerdo. 

Terminada la visita a las bodegas pasamos a una sala donde probamos dos de sus vinos,  cata de Marqués de Riscal Verdejo y Marqués de Riscal Reserva, después de la cata, como estábamos en el mismo edificio de la tienda aprovechamos y compramos unos vinos para regalos y para casa.


Tienda de Marqués de Riscal

Continuamos con nuestro camino dirigiéndonos esta vez a Briones (La Rioja), pues en esta población está el famoso Museo del vino Dinastía Vivanco y sus bodegas, como nos hablaron muy bien del Museo, fuimos a visitarlo.

Llegamos a Briones y justo antes de entrar al pueblo está el desvío hacia el Museo, la entrada es espectacular muy bonita y especialmente bien cuidada, buena impresión la que tuvimos, llegamos al aparcamiento y tiene una zona amplia para aparcar autocares, allí aparcamos nuestra autocaravana Gps. (42º32´24.04´´ N – 2º46´44.28´´ O).


La entrada a Vivanco

Vivanco situado en Briones, La Rioja, cuenta con una oferta de experiencias que aúna cultura, arte, gastronomía, sabor y diversión. A través de su bodega y viñedos, museo, cursos de cata y restaurante. Una experiencia imprescindible si estás en La Rioja.

Entramos, nos dirigimos a recepción y sacamos los tickets de (Visita cultural) consta de visita guiada al Museo y  visita guiada a Bodega, el precio fue de diecisiete euros por persona con cata de dos vinos.


 Museo Dinastía Vivanco


El Museo y la bodega se pueden visitar por separado  a un precio bastante más barato, luego tienen otras modalidades, curso de cata, curso de cata más restaurante, visita al museo más bodega más crianza, etc. etc. con distintos precios.
 

Entramos a la una del medio día, éramos un grupo bastante numeroso, acompañados del guía, este nos fue explicando paso a paso por cada una de las zonas del Museo, historia del vino, utensilios, maquinaria, obras de arte, cuadros de diferentes artistas junto con la historia del museo, en fin la visita hasta se nos antojo un poco larga, menos mal que el guía acompañaba sus explicaciones con alguna historia o algún chascarrillo, que amenizo la visita.


Bodega Dinastía Vivanco

Terminada la visita al museo pasamos por recepción y cafetería y a los cinco minutos fuimos a visitar la bodega, esta es subterránea, es funcional y estética. El edificio se realizó bajo el suelo con el objetivo de eliminar la menor parte posible de viñedo y para minimizar el impacto ambiental a favor de la conservación del paisaje. Al hacer la bodega subterránea, también se lograba favorecer unas condiciones de temperatura y humedad equilibradas de manera natural todo el año, imprescindibles para la buena conservación y crianza del vino en barrica o en tino de roble, según nos explicaron.

Un poco de información sobre Dinastía Vivanco
Bodegas Vivanco está situada en Briones, enclave privilegiado de La Rioja Alta, en las estribaciones de la Sierra de Cantabria y a orillas del río Ebro. Una zona de suave microclima y extraordinarios suelos arcillo-calcáreos.


Museo Dinastía Vivanco

El Tempranillo es la variedad fundamental, pero no la única. En este viñedo también podemos encontrar otras variedades que utilizamos en nuestros vinos: Graciano, Garnacha, Mazuelo, Viura, Malvasía, etc.

Terminada la visita a la bodega pasamos a la cata de los vinos, un crianza y un reserva acompañados  de queso, panecillos con aceite de sus olivos y unos piquitos, todo un deleite, como teníamos comprado vino de las otras bodegas en esta ocasión no compramos.


Cata de vinos

Nos marchamos a nuestra autocaravana y como eran más o menos las tres y media del medio día, nuestros estómagos estaban demandando contrarrestar el vino bebido en las dos bodegas visitadas, pues en el mismo parking nos preparamos el almuerzo.

Descansamos hasta las seis y media de la tarde, luego nos marchamos dirección Rodezno (La Rioja), localidad cercana a Haro (Capital del Rioja).
Nuestra intención al visitar Rodezno, era para vivir como comenté anteriormente la (Fiesta de los Calaos).
 
Un poco de información sobre la fiesta de los Calaos en Rodezno.
Las bodegas de la localidad abren sus puertas para darse a conocer. Esta iniciativa sirve, además, como jornada para aprender los métodos de elaboración tradicional del vino. Los visitantes acuden desde cualquier punto de España.


Aparcamiento en Vivanco, al fondo Briones (la Rioja)

 Durante la jornada, organizada por la Asociación de Amigos de Rodezno, se puede disfrutar de la ruta de los calaos, de las cuales disfrutamos, así como de exposiciones, masajes, paseos en calesa y catas comentadas. Desde las once de la mañana los visitantes pueden adquirir sus tickets y copas, con los que degustar los vinos de la localidad.
Tras las actividades de la mañana, por la tarde se desarrollará el Concurso de Catadores Amateur de Rodezno, concursos, el sorteo de una barrica y una actuación musical, como veis una jornada para no aburrirse.


Rodezno (La Rioja)
La fiesta era el sábado, pero para no tener problemas de aparcamiento, decidimos ir y aparcar nuestra autocaravana lo más cerca del lugar donde se desarrollaría la fiesta, y de este modo no andar por la mañana buscando un lugar donde aparcar, que seguro que no sería de nuestro agrado.
Efectivamente logramos aparcar en un sitio bastante bueno, tranquilo y cercano, cerramos la autocaravana y nos marchamos a conocer el pueblo y conseguir toda la información posible de los lugareños, para la fiesta del día siguiente.
Como nos viene ocurriendo en este viaje, la gente con la que hemos hablado siempre han sido súper amables, les llamaba siempre la atención nuestro acento, nosotros siempre en tono de broma les decíamos que veníamos del norte, pero de África, Ceuta, y casi todos nos decían que hacéis tan lejos!!, nosotros le contestábamos a conocer esta bonita tierra y a probar sus bueno vinos.
Entablamos conversación con una muchacha del restaurante Paco, esta nos informo perfectamente de cómo se desarrollaría la fiesta, hora y actividades y sobre todo la visita a los Calaos, que era nuestro interés, después de conversar con ella le hicimos la reserva de una mesa para almorzar al día siguiente, ella nos advirtió que llegaría mucha gente y que si no hacíamos la reserva lo tendríamos difícil para comer, y no sé porque, como nos cayó bien la muchacha decidimos reservar, no nos mintió en absoluto al día siguiente de gente que había no nos pudimos ni saludar.


Al fondo restaurante Casa Paco
 
Después de visitar el resto del pueblo nos marchamos a nuestra casita con ruedas para darnos una ducha, preparar la cena, ver un poco la tv., tomarnos unos Mojitos y descansar que el día había tenido  bastante contenido.
 
Sábado  23 de agosto, fiesta de los Calaos en Rodezno.
Un poco de información.
La localidad riojana de Rodezno celebra el sábado veintitrés el (Día de los Calaos) organizado por la Asociación de amigos del municipio.
Desde las once horas los visitantes podrán disfrutar de una ruta por los calaos de veinte bodegas. En este barrio de Rodezno se encuentran ciento diez bodegas de las que noventa y tres cuentan con calado. 

Con la copa en mano preparado para probar los vinos de los Calaos de  Rodezno

 La actividad, que nació con el objetivo de divulgar y conservar el patrimonio de la localidad riojana, estará acompañada de una exposición de trabajos tradicionales de las amas de casa, de masajes de vinoterapia, paseos en calesa y catas organizadas.
Continuamos.
Sobre las nueve oímos pitar una furgoneta, Nieves me dice hecha una ojeada por si es el panadero, efectivamente no se equivoco, aprovechamos para comprarle pan y unos cruasán, estos tenían una pinta que no veas.

Después de asearnos y recoger las cosas de la autocaravana, sobre las diez y media estábamos en Casa Paco para desayunar, nos tomamos dos cafés en vaso grande con dos bocadillos de jamón y un cruasán de los que le compramos al panadero, porque ellos no tenían bollería, tardaron un poco en servirnos, ya en el pueblo a esa hora ya se notaba la festividad, por la cantidad de visitantes que estaban acudiendo y Casa Paco tenía bastantes clientes.


Visita a los Calaos

Terminado este, nos marchamos hacia la zona de las Bodegas o Calaos, la música y el gentío te iba conduciendo hacia el lugar del festejo, antes de llegar a la zona de los Calaos, tenían dispuesto unos puesto, donde vendían unas copas de vino junto con seis tickets por seis euros, esto significaba que cuando entrásemos en alguno de los Calaos uno de esos tickets lo canjeábamos por una copa de vino o por unos tentempiés.


Visitando los Calaos (Rodezno)

Cerca de las doce, sin muchas ganas de tomar vinos comenzamos a visitar los Calaos, estaban todos en los bajos las casas, se podían acceder a ellos a través de escaleras estrechas y empinadas con muy poquita luz, una vez abajo se notaba la frescura y la humedad necesaria para que el vino fermente, permitían sacar fotos por lo que hicimos unas pocas en cada bodeguita que visitamos, y a la salida llenábamos la copa de vino para probar los vinos de Rodezno.  


Visitando los Calaos (Rodezno)

Creo que los visitamos todos los que estaban abierto, unos más pequeños que otros pero cada uno con su encanto, la gente muy amable y gran cantidad de visitantes, vivimos un rato muy agradable y más cuando el vino empezó a ser su efecto, la copa nunca estaba vacía, de hecho entrabamos en algún que otro Calao ya sin tickets y nos volvían a llenar la copa.


Los visitantes a la fiesta

Sobre las tres de la tarde decidimos abandonar la fiesta y dirigirnos a almorzar a Casa Paco, ya que teníamos mesa reservada y no queríamos quedar mal, de no ser así nos hubiéramos quedado más tiempo en la fiesta, porque estábamos muy a gusto.

El local estaba a tope y a pesar de la reserva tuvimos que esperar cerca de media hora, una vez acomodados pedimos cerveza, vino, ensalada, un bacalao a la riojana y cordero con patatas y postre de la casa, todo estaba exquisito,  a pesar de no tener mucha hambre acabamos con todo.


Almuerzo en Casa Paco

Terminado el almuerzo regresamos a la autocaravana para descansar, Nieves se echó a la siesta mientras que yo me quede viendo la tv. cuando descansamos lo suficiente sobre las ocho de la tarde dejamos Rodezno, decidimos cambiar, dejar de visitar bodegas y a partir de ahora visitar Monasterios, en primer lugar nos dirigimos a San Millán de la Cogolla, este estaba a una distancia de veintiséis km. para visitar los Monasterios de Yuso y Suso.

Llegamos a San Millán de la Cogolla pasando por paisajes ondulados y alguna que otra  pequeña subida, desde lo más alto se apreciaba el valle con los pueblos salpicados formando parte del paisaje, todo acompañado de la perdida de luz por la caída de la tarde, le daba un toque muy especial y encantador.


El Monasterio desde el aparcamiento

Una vez en San Millán de la Cogolla buscamos aparcamiento, el Monasterio de Yuso, dispone de un aparcamiento para autocares en el cual nos acoplamos  junto con otra autocaravana, Gps. (42º 19´28.34´´ N – 2º 51´59.98´´ O).

Dimos una vuelta por el entorno, justo al lado del aparcamiento existe un bar restaurante y un poco más arriba varios restaurantes, el lugar está preparado para recibir a los muchos turistas que por allí aparecemos.


Entrada al Monasterio de Yuso

Al regresar en el bar que está al lado del aparcamiento nos tomamos unas cervezas con unos pinchos, luego marchamos a la autocaravana, la ducha correspondiente, preparamos la cena, vimos un buen rato la tv. y a la cama a dormir.

Domingo  24 de agosto, Visita a los Monasterios de Yuso y Suso y Santo Domingo de la Calzada.


Monasterio de Yuso

Mañana espectacular, nos levantamos tempranos recogimos la autocaravana y nos fuimos a desayunar al bar de al lado, terminado este fuimos al Monasterio de Yuso para sacar la entrada, tiene varios horarios, nosotros entramos a las once de la mañana por seis euros por persona.

Un poco de información.

El Real Monasterio de San Millán de Yuso está situado en la villa de San Millán de la Cogolla, Comunidad Autónoma de La Rioja  (España), en la margen izquierda del río Cárdenas, en pleno valle de San Millán
Este monasterio fue mandado construir en el año 1053 por el rey navarro García Sánchez III de Navarra «el de Nájera». La historia de su fundación va unida a una leyenda basada en un milagro de san Millán (o Emiliano), un joven pastor que se hace ermitaño


Monasterio de Yuso

Cuando en 574 muere Millán, a la edad de 101 años, sus discípulos lo entierran en su cueva, y alrededor de ella se va formando el primer monasterio, el de San Millán de Suso

Comenzamos con la visita guiada con un numeroso grupo de visitantes, una señora nos fue informando pacientemente durante todo el recorrido, este fue bastante ameno y entretenido, la duración fue cercana a los noventa minutos, con algún chascarrillo y la historia sobre el principio del monasterio hasta la fecha, pasando por la época de la guerra de independencia con  Francia, y los daños que produjeron los soldados franceses en el Monasterio y demás edificios religiosos de la comarca.




Monasterio de Yuso

Visitamos el Claustro procesional, Altar mayor, Coro bajo y ojo por el que pasa la luz equinoccial., Sacristía, Arca relicario con los restos de San Millán, Marfil románico, Sala de Códices y Cantorales. Como digo una visita muy interesante.

Terminada la visita justo al lado de la puerta de salida, salía el autobús que te subía al Monasterio de Suso, sacamos la entrada, cuatro euros, esta incluía subida y bajada en autobús y visita al Monasterio.

A las trece horas salimos, la distancia es muy corta y tardamos en llegar poco más de cinco minutos, por una carretera que se encuentra prohibida para el tránsito de vehículos, con nosotros subieron unas diez personas más.

Una vez arriba nos recibió un señor que nos fue informando sobre la historia de San Millán y del Monasterio de Suso, que tengo que decir que poco tiene que ver con el de Yuso, en el sentido que es muy pequeño y muy austero, solo tiene una nave o especie de cueva con unos restos y poco más, ahora eso sí prohibido hacer fotos en el interior.



Monasterio de Suso

Un poco de información.
 
Se accede al templo por la puerta de herradura, hay tres cosas importantes para contemplar:

El aparejo del reverso de dicha puerta de entrada que conserva un núcleo de la obra visigoda, cuya puerta de herradura estaba sobrepasada en 1/3. Seguramente en la reconstrucción del siglo XI la hicieron sobrepasada en ½.

El decorado del suelo, hecho con cantos rodados grises y ladrillos rojos que forman rosetas y esvásticas. Se conoce este suelo como alfombra del portalejo; es un trabajo mozárabe de principios del siglo XI y lo menciona Gonzalo de Berceo en la Vida de Santa Oria

Desde este atrio se contempla una magnífica vista del valle de Cárdenas, a la izquierda de la galería, los sarcófagos de los siete infantes de Lara, y en el medio su preceptor, Nuño. Después se entra en el santuario por una puerta que tiene un rústico y arcaico arco sin extradós y sin clave, que denota un rasgo visigodo. Como soportes laterales tiene unas columnas gemelas con unos capiteles muy interesantes.


Vistas desde el Monasterio de Suso

En diez minutos estábamos fuera esperando el autobús que nos llevara de vuelta a San Millán de la Cogolla.
 
Una vez en el pueblo, un poco cansados, regresamos a nuestra casita con ruedas y nos preparamos el almuerzo y después no echamos una buena siesta.

Terminado el descanso, sobre las seis de la tarde nos marchamos a Santo Domingo de la Calzada, unos veinte kilómetros, al llegar y después de varias vueltas conseguimos aparcar en un sitio bastante céntrico y tranquilo al mismo tiempo Gps. (42º 26´32.54´´N – 2º 57´05.07´´ O) Calle Peseta.


Catedral  de Santo Domingo de la Calzada

Cerramos nuestra autocaravana y nos marchamos al centro o casco antiguo buscando la oficina de Turismo, llegamos poco antes de las siete de la tarde, justo a tiempo para incorporarnos a una visita guiada a la Catedral y Casco Antiguo, nos apuntamos, pagamos creo recordar seis euros y nos incorporamos al grupo.
 
En primer lugar visitamos la Catedral, visita interesante, el guía bastante bueno, con un laser nos iba informando de cada grabado, dibujo, esculturas, historia de la catedral, sobre el  Camino de Santiago que pasa por allí y la influencia que tubo, la tumba con los restos de Santo Domingo, el famoso milagro de la gallina, que por cierto tienen dentro de la Catedral un gallo y una gallina metidas dentro de una vitrina, en conmemoración al milagro y a la historia, según nos comento el guía, se cambiaban cada quince días.


Catedral  de Santo Domingo de la Calzada

Un poco de información.
 
La Catedral fue comenzada, según los Anales Compostelanos, en el año 1158, con el fin de cobijar los restos de uno de los santos más conocidos y venerados en el Camino de Santiago, santo Domingo de la Calzada, fallecido en el año 1109.
 
El sepulcro de Santo Domingo de la Calzada es una obra en la que existen varios estilos por ser posiblemente fruto de la unión de piezas de tres sepulcros diferentes. Románica es la lauda sepulcral en la que se representa al Santo yacente, gótica es la mesa en la que se narran sus milagros.

El Gallinero, donde se cobijan el gallo y la gallina como recuerdo del famoso milagro, es de estilo gótico del siglo XV.


Terminada la visita a la Catedral pasamos seguidamente al Casco Antiguo, el guía nos siguió informando perfectamente de cada edificio, plaza, iglesia, la importancia del Camino de Santiago al paso por la localidad, todo muy bien, pasamos un rato muy ameno e interesante. 

Un poco de información.

La torre excenta


La Torre de la Catedral se encuentra exenta al edificio y fue levantada entre 1767 y 1769. Es una magna obra barroca de sesenta y nueve metros, siendo la torre más alta de La Rioja visible desde muchos kilómetros a la redonda.


La torre excenta

Terminada la visita no fuimos a tomar un café al Hotel Parador Nacional, nos hicimos unas fotos de recuerdo en el salón recibidor, era una preciosidad. El Hotel ocupa un antiguo hospital del siglo XII, levantado por Santo Domingo junto a la catedral para acoger a los peregrinos que recorrían el Camino de Santiago.

Después de sacar las fotos salimos a su terraza y tomamos un café, disfrutando de la buena temperatura y tranquilidad que allí se respiraba.




Hotel Parador Nacional de Santo Domingo de la Calzada

Terminado el café regresamos a la autocaravana pasando por la plaza de España, esta es la Plaza mayor de la ciudad y se encuentra ubicada detrás de la Catedral. Al contrario que otras plazas mayores, no ocupa un lugar central en el núcleo urbano de Santo Domingo de la Calzada.


La plaza de España, al fondo el Ayuntamiento

Después de un día tan completo, una vez que regresamos a nuestra autocaravana lo típico, ducha, cena, ver un buen rato la tv. y a descansar.

Lunes  25 de agosto, visita a Najera.

Como todos los días, después de pasar una noche tranquila con buena temperatura y apenas ruido a pesar de estar aparcado en una calle, nos levantamos, nos aseamos y recogimos las cosas de la autocaravana, luego salimos a desayunar, al estar tan cerca el centro histórico de la ciudad, nos dirigimos hasta la zona buscando una cafetería, dimos con una que no tenia bollería pero casualmente justo en frente había una pastelería y compramos unos cruasán, luego nos tomamos unos cafés en vaso grande acompañados de tostadas con jamón y tomate y un cruasán a repartir, porque no podíamos más.

Terminado el desayuno continuamos paseando por el centro histórico, luego sobre la una del medio día volvimos a la autocaravana y nos pusimos en marcha hasta nuestro siguiente destino, en esta ocasión vamos a Nájera veintidós kilómetros, queremos visitar el Monasterio de Santa María la Real.

El paisaje es encantador, llano con pocas ondulaciones en el terreno,  estas ondulaciones te permiten una mejor visión del entorno que resulta ser espectacular, con los campos sembrados de viñedos y otras siembras y los pueblos salpicados en el entorno te van alegrando la vista, esto hacia que me  relajase en la conducción y no tuviera prisa en llegar.


Rio Najerilla

Una vez que llegamos a Nájera, nos ocurre lo que siempre al entrar en una localidad que no conocemos, si esta no dispone o no tenemos información sobe áreas de autocaravanas, siempre nos da un coco de desasosiego, pero bueno, siguiendo las indicaciones del Tomtom llegamos a un aparcamiento junto al rio Najerilla, este tiene una zona no asfaltada junto al paseo del rio que esta arbolado, todo perfecto Gps. (42º24´55.71´´ N – 2º 43´57.83´´ O).


Junto a nosotros había otra autocaravana, preguntamos a los residentes y nos dijeron que sin problemas, que las autocaravanas solían quedarse en ese lugar, pues perfecto pensamos.


Entrada al Monasterio de Santa María la Real  (Nájera)

El Monasterio de Santa María la Real nos quedaba casi en frente, cruzando el rio por el puente que da acceso al lado contrario, cerramos la autocaravana y nos pusimos a pasear dirección al Monasterio, cuando llegamos vimos que estaba cerrado, el horario de tarde era de dieciséis a diecinueve horas abierto al público, por tanto hasta la tarde no había posibilidad, seguimos paseando por sus calles y volvimos a la orilla del rio, allí hay varios bares con sus terrazas que disponen de toldos.




El Claustro (figuras con las cabezas cortadas)

En uno de esos bares nos sentamos y para mitigar el calor que hacía, nos tomamos un par de cervezas con unas olivas y unos pinchos, después, sobre las tres de la tarde regresamos a la autocaravana para terminar de rellenar nuestros estómagos, y descansar hasta la hora de visita del Monasterio.


Sepulcros de los reyes de Nájera-Pamplona

Como hacía calor no nos apetecía salir de la autocaravana, porque al estar bajo los árboles y en sombra, nos proporcionaba frescor, por lo que hasta las seis de la tarde no decidimos salir a visitar el Monasterio. Una vez que llegamos, creo recordar que la entrada costaba cuatro euros por persona, entrada libre sin guía.

Al visitar el Monasterio, nos llamo la atención al pasar por el Claustro, encontrar a todas las figuras que estaban en sus paredes con las cabezas cortadas, luego preguntamos a la salida a la señorita de recepción a que era debido este hecho, esta nos indicó que en el tiempo de la guerra de la independencia con  Francia, aquellas dependencia la utilizaron de cuadras y para albergar a las tropas y estos hicieron todo tipo de pillaje y daño a la estancia.


El Altar Mayor

Luego pasamos a la nave central de la iglesia, y sacamos fotografías del Panteón Real de Don García y Doña Estefanía, del Sepulcro de Doña Blanca de Navarra, Las sepulturas el Panteón de los Infantes, Sepulcros de los reyes de Nájera-Pamplona, Capilla funeraria de doña Mencía, el Retablo de la Capilla Mayor etc. etc., estuvimos como media hora, la pena era no poder hacer una visita guiada, todo hubiera sido mucho más interesante, pero esta visita guiada solo se hacen para grupos y con cita previa.


Monasterio de Santa María la Real de Nájera

Un poco de información.

El Monasterio de Santa María la Real de Nájera es un conjunto religioso situado en la ciudad de Nájera, en la Comunidad Autónoma de La Rioja. En él se encuentra el panteón de los reyes del reino de Nájera-Pamplona, antecesor del reino de Navarra.

Al encontrarse Nájera en pleno Camino de Santiago y haber sido sede de monarcas navarros, la relevancia del monasterio de Santa María la Real fue muy importante.

El exterior del Monasterio de Santa María la Real de Nájera es una mezcla de diferentes estilos, fruto de su dilatada historia.

Las necesidades de defensa hicieron que los muros fueran altos y que los contrafuertes tuvieran función de bastiones. Dentro del monasterio distinguimos dos espacios fundamentales: el templo con el panteón Real, y el claustro, llamado de los Caballeros.


El acceso al claustro se realiza por la llamada Puerta de Carlos I. Esta puerta es de estilo Gótico flamígero y aparece muy ornamentada; sobre ella hay un gran escudo real con las armas de Carlos I y un águila bicéfala

Al lado de la puerta, arranca la escalera de acceso al claustro superior. Esta escalera es de estilo renacentista y está cubierta por una cúpula decorada con casetones pintados en trampantojo. 


A refrescarse por dentro

A las siete de la tarde estábamos fuera porque carraban al público, estuvimos un buen rato dando vueltas por el entorno y las calles colindantes hasta que nos cansamos, terminamos regresando a la zona de bares  para tomar algo, el calor a pesar de ser sobre las ocho de la tarde apretaba, nos sentamos en una de sus terrazas y pedimos, Nieves se pidió un café y un cruasán yo en cambio me pedí una ginebra con limón.  


Cuando no cansamos de estar allí regresamos a nuestra autocaravana para pasar la noche, y lo habitual ducha, cena y ver la televisión hasta altas horas de la noche para que el sueño te rinda, era todo un lujo estar en ese lugar, solo un poco de ruido del correr del agua por el rio, que encima le daba un toque de encanto.


Lugar de pernocta

Martes 26 de agosto, Visita a Haro capital del Rioja.

Después de una noche placida, nos levantamos sobre las nueve y media recogimos las cosas de la autocaravana y salimos a desayunar, esta vez no cruzamos el rio, nos fuimos hacia enfrente cruzamos el aparcamiento para turismos y llegamos a una cafetería que tenía muy buena pinta. Preguntamos si tenían cruasán, Nieves si no tiene su cruasán no desayuna a gusto.

El camarero nos dijo que no, pero en un salto iba a una pastelería cercana y los traía, efectivamente no tardo ni dos minutos y ya estaba allí con los cruasanes, no sé pero creo que no es costumbre tener bollería en las cafeterías de la zona, no era la primera vez que nos pasaba.

Desayunamos como casi siempre tostadas con aceite, tomate y Jamón, los cruasanes y dos cafelitos en vaso grande para no variar, terminado el desayuno nos marchamos dirección Haro, veintinueve kilómetros, no nos podíamos marchar de la Rioja sin conocer la (Capital del Rioja).


El Camino hasta llegar a Haro espectacular como he descrito anteriormente, ondulado con viñedos a ambos lados de la carretera una pasada, espectacular.


Bodega López de Heredia Viña Tondonia

Una vez en Haro nos dirigimos al camping que tiene esta localidad Gps. (42º 34´41.35´´N – 2º 51´14.56´´O), nuestra intención no era pernoctar allí, pero nuestro Tomtom nos indicaba que en el mismo lugar existe un área de autocaravanas. El parar allí era porque teníamos la necesidad de vaciar las aguas grises y negras y llenar el depósito de agua limpia.


Tienda de vinos y lugar de cata en López de Heredia Viña Tondonia

Llegamos a recepción del Camping y preguntamos. Pasar el día nos salía un poco más de treinta euros, le dijimos que no estábamos interesado, le indiqué que tenía información sobre un área en el mismo lugar del camping, la señora que me atendió me dijo que no, pero que ellos tenían una tarifa de servicio para las autocaravanas, y que por tres euros podíamos vaciar y llenar las aguas, nos pareció genial, entonces hicimos uso del servicio.


Cata en López de Heredia Viña Tondonia

Cuando Terminamos de vaciar y llenar las aguas eran las doce y media del medio día, entonces comenzamos a organizarnos la jornada, en primer lugar queríamos visitar algunas de las famosas bodegas de Haro, lo intentamos llamando por teléfono con la de López de Heredia Viña Tondonia, que es la más antigua de Haro.


Nos fue imposible, los grupos según nos dijeron no podían ser más de quince personas y el grupo de las trece horas estaba completo, preguntamos por la tarde y nos dijeron que tampoco pues había uno a las cinco de la tarde pero lo tenían concertado un grupo de ingleses, total que era imposible, pero como alternativa nos invitaron a visitar la tienda donde podíamos hacer catas sobre los diferentes vinos que ellos producían.


Bodega la Rioja Alta

Estábamos tan cerca que decidimos ir a visitar la tienda, aparcamos en su aparcamiento propio Gps. (42º 35´05.78´´N – 2º 50´50.22´´O), y al pasar vinos que junto a esta bodega había otras, como es la de Muga, Gómez Cruzado, y La Rioja Alta, pensamos, que bien todas juntas, podemos visitarlas sin mover la autocaravana.


Entramos en primer lugar en la de López Heredia Viña Tondonia, las catas eran a dos euros sin distinción de vinos acompañados de un poco de fuel con picos, probamos dos blancos un crianza y un reserva, todo a su temperatura, siguiendo el ritual de mover, oler y probar, de este modo saboreamos los vinos, estos estaban muy buenos y terminamos comprando, como suele ser habitual en estos casos uno de cada.


Bodega Gómez Cruzado

Salimos, guardamos las botellas en la autocaravana y justo en frente entramos en la bodega de la Rioja Alta, allí probamos un crianza y un reserva, pero no compramos, luego pasamos a probar los vinos de Gómez Cruzado, también un crianza y un reserva, tampoco compramos aunque en ambas bodega los vinos estaban muy buenos, los precios por cata, dos euros.


Bodega Muga

Terminamos en la bodega de Muga, visitando su Wine Bar un espacio que refleja las señas de identidad de Bodegas Muga y la pasión por el vino., hicimos cata de cinco vinos descubriendo sus distintos aromas, matices, texturas, sabores… todo un mundo de sensaciones, los vinos de cata fueron: Muga blanco, Muga crianza, Muga reserva selección especial, Prado Enea gran reserva y Torre Muga. y como no terminamos comprando otras tres botellas.


Terminada la visita a las bodegas, regresamos al aparcamiento menos mal que nos daba un poco de sombra y pudimos quedarnos allí hasta que se nos pasara el efecto de los vinos, comimos algo de fruta que era lo que nos apetecía, luego Nieves se hecho la siesta mientras que yo veía la televisión, estaban echando la vuelta ciclista a España y el ciclismo es una de mis pasiones. 


Cata en  Muga

Sobre las siete de la tarde comenzamos a dar vueltas por Haro, buscando en primer lugar la bodega de Ramón Bilbao, a la mañana siguiente queríamos visitarla, dando así  por terminada las visitas a las bodegas de la Rioja.


Una vez ubicada la bodega, seguimos dando vueltas por la ciudad buscando un lugar para pernoctar, vimos varias calles amplias que tenían buena pinta pero seguimos buscando, dimos con una que nos gusto por su buen ambiente, esta colinda con un parque para niños y unos bares con terrazas muy apañados, calle Mazo Gps. (42º 34´10.27´´N – 2º 50´59.11´´O), aparcamos y nos fuimos a las terrazas a disfrutar del buen ambiente reinante.


Esperando el anochecer en Haro


Tomamos cerveza y vermú, acompañado de una olivas buenísima y unos pinchos, pasada las diez de la noche regresamos a la autocaravana, que la teníamos en frente, después como siempre, ducha relajante preparar un poco de fruta para cenar, ver la televisión hasta tarde y a dormir, pensábamos que al estar en una calle tendríamos más o menos ruido, pero no, la noche fue muy bien, pudimos descansar con tranquilidad.

Miércoles 27 de agosto, Visita a la bodega Ramón Bilbao y Ezcaray.


Como todas las  mañanas sobre las nueve estábamos en pie, nos aseamos, recogimos la autocaravana y nos fuimos a desayunar, no tuvimos que desplazarnos, porque en el mismo local que estuvimos la noche anterior daban desayunos, y en esta ocasión tenían Cruasán, pedimos dos cafés en vaso grande y unos pinchos de tortillas de patatas  que se metían por los ojos, y nuestro Cruasán que no podía faltar.


Bodega Ramón Bilbao
 

Después del desayuno nos marchamos a la bodega Ramón Bilbao, teníamos concertada cita a las once de la mañana junto con otros visitantes, como estaba cerca llegamos enseguida, frente a la bodega tiene un amplio aparcamiento por lo que no tuvimos más que aparcar, sacar unas fotos de recuerdo, y marcha a recepción de visitantes.




Vinoteca

Llego la hora y comenzamos la visita, esta consistió  en un recorrido por las instalaciones de la bodega en compañía de una señorita que ejerció de guías, que nos dio respuesta a todas nuestras preguntas y nos informo del proceso de elaboración y crianza de los vinos Ramón Bilbao, nos llevamos muy buena impresión de la bodega y sus instalaciones.


Depósitos de acero inoxidable

Terminada la visita pasamos a  la degustación de sus ricos caldos, concertamos la  Visita + degustación Crianza + Reserva + Gran Reserva: ocho euros por persona, los vinos estaban muy ricos, pedimos a probar el Ramón Bilbao Edición Limitada 2010 y nos encantó, terminamos comprando unas pocas de botellas para regalar y para nosotros.


Barricas de Roble
Era nuestra última visita a bodegas y fue un buen colofón para terminar, quedamos muy satisfechos y contentos, la experiencia recibida de nuestro paso por las bodegas riojanas ha hecho meya en nosotros, ha sido una experiencia muy bonita, el haber probado los vinos de alta calidad que atesoran, lo respetuosos que son con la tradición riojana representada por la trayectoria histórica de los vinos que son las señas de identidad de la Rioja. Con verdaderos expertos en la crianza de vinos, uvas de los mejores pagos y viñedos, barricas de los mejores robles de los bosques europeos y americanos, y todo ello culminado con el mimo y buen hacer de personas que aman el vino por encima de todo.

Un Poco de información.

Una bodega que preserva su futuro
 
El conjunto de edificios de las bodegas Ramón Bilbao se encuentra ubicado desde 1972 en una parcela de más de 7.000 metros cuadrados, rodeada de viñedo y a las afueras de Haro, en la carretera a Casalarreina.
 
Los edificios destinados a la elaboración, cuentan con depósitos de acero inoxidable con control de temperatura y boca superior ancha para facilitar el bazuqueo y remontado manual.


Cata en la Vinoteca Ramón Bilbao

Las salas de barricas se agrupan en tres edificios diáfanos, uno de ellos con un nivel soterrado, adecuadamente climatizados y con el grado de humedad controlado. El botellero se halla en un calado subterráneo.

El edificio central acoge la línea de embotellado, almacén y oficinas. Asimismo la bodega cuenta también con un centro de visitas, vinoteca y una sala profesional de catas. Todo ello contribuye a que las Bodegas Ramón Bilbao sea una de las cinco bodegas más visitadas de Rioja.


Terminada la visita, en el mismo aparcamiento almorzamos y descansamos un buen rato, luego cuando nos encontramos con ánimo nos dirigirnos a nuestro siguiente y último destino en la comunidad riojana, seria Ezcaray a treinta y cinco kilómetros. 


Aparcamiento en la bodega Ramón Bilbao

Llegamos a Ezcaray y después de dar un par de vueltas por el pueblo, vimos una calle residencial con buen aspecto, calle las Teñas Gps. (42º19´31.75´´N – 3º 00´44.06´´O), aparcamos allí y salimos a tomar café.

Estábamos cerrando la autocaravana y en ese momento paso un señor con dos niños pequeños, este nos dijo, el mes pasado estuve de vacaciones en Francia con una autocaravana alquilada, igual a la vuestra, nos dijo que quedo encantado, que era un buen aficionado a este mundo de la autocaravana.


Fachada Iglesia de Santa María la Mayor

Luego le preguntamos sobre Ezcaray, no dijo que para él era el pueblo más bonito de la Rioja y el que mejor ambiente tenía, nos indico que fuésemos a la Plaza de Ezcaray a tomar pinchos, que le daríamos la razón.

Terminamos la conversación y seguimos dando vueltas por el pueblo, Llegamos a la Iglesia de Santa María la Mayor, justo en frente está el hotel Echaurren,  este dispone de terraza y allí nos tomamos un café, al mismo tiempo disfrutábamos de las vistas de la fachada de la Iglesia.


Fachada de la Plaza Ezcaray

Después de un rato decidimos marchar a la plaza de Ezcaray, queríamos comprobar si de verdad había tan buen ambiente, llegamos y comprobamos que no solamente había buen ambiente en la plaza, sino que también en las calles colindantes, si nos descuidamos no cogemos ni sitio para estar sentados, nos quedamos muy cerca de la puerta de uno de sus establecimientos sentados en unos taburetes y de mesa teníamos una barrica.


De pinchos en la Plaza de Ezcaray

Estuvimos tomando riojita y cerveza, probando sus mejores pinchos, disfrutando del buen ambiente, de la bonita plaza de Ezcaray y las fachadas de los edificios que la componían, el tiempo acompaño, hacia una temperatura genial, lo que invitó a quedarnos durante un buen rato.
 
Cansados regresamos a nuestra autocaravana, como todas las noches, ducha relajante, preparamos algo de fruta para cenar y luego ver la televisión hasta que el sueño nos rindió, la noche fue tranquila aunque algo ruidosa por los vehículos que pasaban por las calles de al lado, y el ruido llegaba hasta nosotros.


Plaza Ezcaray
Jueves 28 de agosto, El Regreso.

Sobre las nueve y media nos levantamos, aseo personal recoger las cosas en la autocaravana y salimos a desayunar, nos dirigimos a la plaza de nuevo, pues le preguntamos la noche anterior al camarero si tenían Cruasán, este nos dijo que si, entonces fuimos al mismos local a desayunar.


Desayunamos dos cafés en vaso grande con dos pinchos de Jamón, un pincho de tortilla y un Cruasán, todo perfecto, una vez terminado el desayuno, estuvimos dando vueltas por el centro del pueblo haciendo compras para regalos, sobre la una de medio día decidimos dejar Ezcaray y emprender el regreso.


Desayuno en la Plaza de  Ezcaray

Atravesamos la sierra de la Demanda, dirigiéndonos a Pradoluengo, embalse de Arlazón, Pineda de la Sierra, Salas de los Infantes, Aranda de Duero hasta enlazar con la autovía de Burgos dirección Madrid, y luego continuar hasta el área de autocaravanas de Pinto.

Nos tomamos el regreso con mucha calma, disfrutando del paisaje al máximo, sobre las tres de la tarde almorzamos en la autocaravana, luego continuamos camino hasta Pinto, llegamos sobre las ocho de la tarde, dejamos la autocaravana en el área y salimos a dar una vuelta por el Centro Comercial  (Plaza Éboli), como indiqué anteriormente  está justo al lado.

Al estar cansados del viaje regresamos pronto, nos pusimos cómodos, una ducha relajante y a cenar, abrimos una botella de Rioja y tomamos unas copas, recordábamos los días tan bonitos que habíamos pasado, vimos la televisión hasta que el cansancio nos rindió y nos fuimos a la cama.


 Viernes 29 de agosto, El Regreso.

Nos levantamos tarde, desayunamos en una cafetería dentro del Centro Comercial y luego nos marchamos dirección Madrid, queríamos visitar algún concesionario de autocaravanas para comprar algunas cosas que necesitábamos y de paso mirar los nuevos modelos de autocaravanas que están apareciendo en el mercado.

Estuvimos en Caravanas Holiday, carretera Burgos, allí estuvimos un buen rato viendo las autocaravanas y comprando en su tienda, terminamos a las dos y media del medio día, almorzamos en el mismo lugar que aparcamos, justo en la misma entrada del concesionario aprovechando la sombra de un árbol.


Terminado el almuerzo nos marchamos dirección La Cerradura (Jaén), queríamos de nuevo dormir en la Venta Antonio para volver a saludar a Cesar y familia, Llegamos sobre las nueve y media, los saludamos y repartimos las botellas que les traíamos de regalo, cenamos y nos quedamos charlando un buen rato, nos despedimos esa misma noche porque al día siguiente saldríamos temprano hacia Málaga.


Paramos a tomar un café y bocadillo en la venta
 
Sábado 30 de agosto, El Regreso.

Salimos de la Cerradura sobre las ocho y medía y desayunamos por el camino en la primera estación de servicio que pillamos, ahora no recuerdo el nombre, pedimos café bocadillo de jamón y algo de bollería, luego continuamos hasta Málaga, allí nos esperaba Juan, Julia, Lucia y Rosa, almorzamos temprano porque teníamos que salir hacia Algeciras para coger el barco de las diecisiete horas.

Terminamos el almuerzo sobre las tres de la tarde, en un restaurante cercano al domicilio de Juan y Julia, Rosa se vino con nosotros y nos dirigimos a Algeciras, aunque llevábamos tiempo suficiente, siempre vas un poco tensionado por el tema del horario del barco.

Llegamos a Algeciras y la estación era un caos, todas las compañías habían acumulado  retrasos en su salidas, por lo que allí nos habíamos acumulado gran cantidad de vehículos y pasajeros, nosotros teníamos billete para las cinco de la tarde y al final salimos de Algeciras-Ceuta a las ocho de la tarde.

 Por fin llegamos a casa, aparque la autocaravana en la puerta y desalojamos la nevera, el resto del equipaje se quedo pendiente para el domingo, de este modo dimos por concluido nuestro viaje a la Comunidad de la Rioja.

Conclusiones:

Recorrido aproximado 2.500 km.

No hemos tenido ni el más mínimo percance.

El recorrido por los parajes de la Comunidad Riojana, encantadores, la zona que transitamos muy llana.

La experiencia de visitar las bodegas muy gratificantes e interesantes, para repetir.

Los Monasterios visitados, igual, muy interesantes.

Logroño nos encantó.

Haro, necesitábamos un día más para conocer la ciudad, nos quedamos con esa pena.

Vivir la fiesta de Rodezno, una experiencia muy gratificante.

Los Riojanos, gente encantadora y servicial.

Fuimos muy bien informados en las oficinas de turismo.

Tarde o temprano volveremos, nos quedamos con ganas de más, sabemos que nos dejamos muchas cosas atrás, que no pudimos visitar por falta de tiempo.


Así que lo único que podemos decir es Hasta Pronto!!!!!


4 comentarios:

  1. Francisco muchas gracias por este relato tan estupendo

    Angel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ángel por tus palabras, saludos desde Ceuta.

      Eliminar
  2. Hola Francisco.

    No hemos encontrado otra forma de contactar con vosotros.

    Acabamos de estrenar blog y hemos empezado dándole un empujón a todos los compañeros blogueros que como nosotros cuentan sus historias sobre autoravanismo.

    Tras días de rastreo creemos que hemos creado la lista más completa que existe sobre blogs con temática autocaravanista.

    Os invitamos a que le echéis un vistazo, pues hemos incluido vuestro blog en la lista, y si veis algún error o alguna carencia lo digáis y así poder completarla.

    Un saludo.

    http://acmosloquenosgusta.com/blog-autocaravanas-lista-definitiva/

    ResponderEliminar